El aloe vera hidrata, refresca, calma y regenera la piel castigada. Para una protección óptima, recomendamos distribuir aproximadamente 4 cucharadas de protector solar (en un adulto) por todo el cuerpo.